“En la vida y en el ser humano hay grandes contradicciones; yo soy una de ellas”

Quizá uno de los más grandes momentos con que pudo deleitar sus ojos la humanidad, fue también un momento que cambio la forma de entender la ciencia, sin duda uno de los sucesos más emblemáticos de la historia. Hace cuarenta y tres años un hombre puso el primer eslabón de una cadena entre la luna y la tierra… estudioso de la aeronáutica, un hombre que hizo que un pequeño paso del hombre se convirtiera en un gran pasó para la humanidad… Neil Alden Armstrong.

Su historia comenzó en Ohio, a muy temprana edad tomo lecciones de vuelo efectuando el primero de ellos en un Ford Trimotor, logró una beca en la Marina de los Estados Unidos para luego inscribirse en la Universidad Purdue como ingeniero en aeronáutica.

Su primera tarea la desarrolló en el Centro de Investigaciones Lewis, cerca de Cleveland, Ohio.y durante 17 años trabajó como ingeniero, piloto de pruebas y administrador de la NACA… posteriormente en su agencia sucesora, la Administración Nacional para la Aeronáutica y el Espacio (NASA).

Piloteo aeronaves de gran velocidad, incluyendo el conocido X-15, que alcanzaba una velocidad de más de 6300 kilómetros por hora. Armstrong voló en más de 200 modelos diferentes de aviones, incluyendo aviones de reacción, cohetes, helicópteros y planeadores.

El 16 de marzo de 1966 voló en su primera misión espacial como comandante del Gemini 8, en donde se presentaron complicaciones tales que le obligaron a realizar un aterrizaje de emergencia en el Océano Pacifico, toda su tripulación sobrevivió.

Finalmente se mudó a Texas, cerca del Centro de Vuelos Espaciales de Houston, para comenzar con la instrucción del trabajo de su vida. Durante cuatro largos y duros años se dedico para llevar a cabo el más importante suceso de aquellos años… donde haría que su nombre quedara plasmado en la historia, dirigiendo el Apolo 11 junto con los astronautas Michael Collins, y Edwin E. Aldrin.

Emprendieron un viaje a la luna, siendo Neil el primero en pisarla. Pero lo cierto es que independiente a la trayectoria de  Neil, el llegar a la luna representó más que un viaje exitoso, desde aquel día hasta hoy se hacen investigaciones.

Armstrong nos demostró que era posible llegara la Luna. La NASA entonces se preocupo por estudiarla más de cerca. Muchas de esas investigaciones motivadas por la preocupación del hombre ante su problema de sobrevivencia, la esperanza de crear colonias humanas en Marte y en la Luna parecen un poco más cercanas.

Entre las investigaciones que se han realizado se ha encontrado agua en la luna, en forma de permafrost, agua en la superficie que aumenta de forma importante conforme se acercan a los polos, eliminando el mito de que la luna es completamente seca.

Los científicos japoneses han descubierto un tubo de lava en un hoyo de unos 80 metros de profundidad en la Luna que podría ser el mejor sitio para el alojamiento de futuros colonos humanos, informó la Unión Geofísica de Estados Unidos de acuerdo a la investigación de Junichi Haruyama de la agencia espacial japonesa JAXA, que se sustenta en los datos enviados por la cápsula SELENE que orbita la Luna.

Los científicos creen que el hoyo es resultado de un colapso de lava ocurrido hace miles de millones de años, cuando la Luna era un sitio con actividad volcánica. Los científicos calculan que la Luna tiene más de 4 mil millones de años de edad.

Los descubrimientos recientes de agua y hielo en la Luna indican que los astronautas podrían viajar al satélite y permanecer allí por períodos más prolongados.

Sin embargo nada de esto habría sido posible si Armstrong no hubiese llegado a la Luna… no solo representa un triunfo de la humanidad, representa una esperanza… una luz para la ciencia y para el futuro, representa un objeto de investigación que desafía a los más diestros pensadores obligándolos a buscar la forma de lograr incluso una terraformación, o hacer de ella un lugar habitable.

25 de Agosto, Neil Alden Armstrong pasa a la inmortalidad… sin duda hablamos de un hombre que se ha consagrado más allá de la tierra, siempre estará presente en el universo, Neil Armstrong… un nombre que vivirá por siempre.

Anuncios